Dolores Gómez Cubero. Escoliosis Dorsolumbar, Hernia discal cervical C5-6, C6-7 y dorsal D8-9

Publicado por el 17 febrero, 2001


Escoliosis,  testimonio de Dolores Gómez.
Fecha de intervención: febrero 2001

Escoliosis dorsolumbar

Me llamo Dolores Gómez y vivo en Barcelona. Siempre he gozado de buena salud hasta que en el año 1992 sufrí una caída dentro del ámbito laboral. Esta caída me llevó a estar diez días hospitalizada y seis meses de baja haciendo rehabilitación diariamente.

A raíz de mi incorporación al trabajo y a la rutina diaria empecé a notar que mi salud se deterioraba y empecé a sufrir dolores en la zona cervical, perdiendo fuerza en la pierna y brazo derechos. Estos síntomas día a día se agravaban y mi calidad de vida se veía limitada cada vez más. Un día noté una parálisis total de la pierna derecha y esto desembocó en un ingreso en el Hospital de Bellvitge en junio de 1995 con un diagnóstico de mielitis aguda inespecífica. Estuve ingresada diez días con pruebas para poder localizar el origen de la mielitis y el diagnóstico de la resonancia magnética cérvico-dorsal fue hernia discal C6- C7, engrosamiento y alteración de señal en cordón medular cervical desde C3 hasta C6 y protusión discal D8-D9.

El tratamiento, una vez dada el alta, fue antiinflamatorios y medicación específica para la mielitis con revisiones mensuales. Estuve haciendo rehabilitación para la pierna diariamente y un periodo de ocho meses de baja. Recuperé un poco de sensibilidad y de fuerza en la pierna pero los dolores del cuello eran cada vez más intensos, con periodos de baja intermitentes donde los médicos me recetaban analgésicos y antiinflamatorios con reposo y uso del collarín cervical.

Durante este tiempo empezaron a aparecer unos síncopes con pérdida de conocimiento y en las revisiones que me hacían se apreciaron en las pruebas unas pequeñas manchas en el cerebro que los médicos apuntaban que podía ser un síntoma de esclerosis múltiple. Cada vez yo notaba que perdía calidad de vida, los síncopes se iban repitiendo sin un patrón fijo y los dolores iban en aumento.

A través de una amiga conocí al doctor Miguel B. Royo Salvador que me visitó por primera vez el año 2001. El me confirmó que había una hernia discal a nivel C6-C7 pero él, en aquel momento, opinó que no había esclerosis múltiple aún existiendo la mielopatía. Me aconsejó una intervención quirúrgica de la hernia cervical ya que con ésta ganaría calidad de vida y probablemente la médula se desinflamaría al no tener la presión del disco cervical afectado. Esto por un lado suponía una solución a mis problemas que habían empezado a raíz del accidente laboral, pero por otro, las dudas frente a un nuevo diagnóstico que no tenía nada que ver con los anteriores.

Tomé la decisión de ponerme en manos del Dr. Royo porque realmente veía que mi calidad de vida y mi estado de ánimo se habían visto seriamente afectados durante estos seis años y mi vida se estaba convirtiendo en un calvario.

La operación fue un éxito tras haber colocado una placa de titanio y un injerto en la zona. Al cabo de seis meses pude reincorporarme a trabajar de nuevo. Me sentía como una mujer nueva, sin dolor, sin decaimiento y pudiendo hacer, de nu Ëevo, una vida normal.

A los dos años los dolores reaparecieron, como también los síncopes y la pérdida de sensibilidad y fuerza en extremidades derechas. Apareció de nuevo otra mielopatía con hernia discal cervical C5-C6. Volví de nuevo a la consulta del Dr. Royo y este volvió a sugerirme otra intervención ya que la primera había dado muy buenos resultados. En ese momento, él me comentó que estaba estudiando el hecho de que paralelamente a la aparición de la discopatía siempre había una inflamación medular.

Me sometí a una nueva intervención por parte del Dr. Royo y su equipo, y esta vez la operación volvió a ser un éxito pero la recuperación fue un poco más lenta debido a que mis circunstancias personales en aquel momento dificultaron una recuperación más rápida.

Al cabo de un año me dio el alta y, me citó para hacer una revisión al cabo de otro año ya que quería hacer un seguimiento de la hernia dorsal existente y que en ciertos momentos ya empezaba a causar dolor.

Durante este tiempo volvieron a aparecer los mismos síntomas que antes dolor y presión constante en la espalda, algún sincope esporádico y pérdida completa de fuerza y sensibilidad en la pierna derecha. En su exploración el Dr. Royo detectó una nueva mielopatía a nivel dorsal junto con una escoliosis dorsolumbar. Me explicó que desde hace unos años él esta llevando a cabo unas intervenciones pioneras en éste ámbito consistentes en cortar el fillium terminale para poder liberar la médula espinal. Estas intervenciones están dando muy buenos resultados y los pacientes operados ganan en calidad de vida. El opina que en mi caso y debido al historial que tengo soy una firme candidata para este tipo de intervención y me propone una doble operación quirúrgica. Por un lado la sección del fillium terminale y por otra la de la hernia dorsal. De nuevo me pongo en sus manos y la doble intervención es otro éxito rotundo.

En el momento actual a los dos meses de la intervención noto una mejoría de mi estado físico general y de mi estado anímico. Por primera vez después de cinco años de vivir con el dolor constante y el malestar que éste suponía y, el esfuerzo que tenía que hacer para realizar una vida normal pero con limitaciones siempre, ahora tengo ausencia de dolor, recuperación de la fuerza y la sensibilidad en la pierna derecha, es decir he empezado a notar una calidad de vida que va mejorando día a día.

Todo esto ha sido gracias al Dr. Royo que ha hecho posible que vuelva a ser Yo de nuevo. Le doy las gracias a él personalmente por su trato profesional que ha hecho que me sienta muy segura y confiada ante cualquier intervención y a nivel personal por su gran calidad humana y, a todo su equipo porque gracias a ellos y a su dedicación han podido ayudarme a mejorar mi calidad de vida y de la misma manera pueden hacerlo con otras personas que estén en la misma situación.



¿Desea realizar alguna otra consulta?

Institut Chiari & Siringomielia & Escoliosis de Barcelona

El departamento de Español está a su disposición para cualquier información.

Todas las consultas recibidas a través de este formulario o por los diferentes correos electrónicos del 'Institut Chiari & Siringomielia & Escoliosis de Barcelona' son derivadas al equipo médico después de recibirlas, supervisando las respuestas el Dr. Miguel B. Royo Salvador.

Institut Chiari & Siringomielia & Escoliosis de Barcelona

El departamento de Español está a su disposición para cualquier información.

Todas las consultas recibidas a través de este formulario o por los diferentes correos electrónicos del 'Institut Chiari & Siringomielia & Escoliosis de Barcelona' son derivadas al equipo médico después de recibirlas, supervisando las respuestas el Dr. Miguel B. Royo Salvador.

Horario de atención

en el ICSEB y por teléfono

Lunes a Jueves: 9-18h (UTC +1)

Viernes: 9-15h (UTC +1)

Sábado y domingo: cerrado

icb@institutchiaribcn.com

Atención las 24 horas

en el formulario de nuestra Web

932 066 406

932 800 836

902 350 320

Asesoría Legal

Normativa jurídica

Aviso legal

Dirección

Pº Manuel Girona 16,

Barcelona, España, CP 08034